SP-logo

La violencia doméstica alrededor del mundo

La violencia doméstica tiene factores constantes, pero hay prácticas que varían, y las prácticas abusivas que se consideran un trato estándar, principalmente hacia las mujeres, a menudo crean una desventaja injusta para las víctimas.

Los actos violentos, el enfoque para resolver las controversias, el apoyo y la ayuda disponibles para las víctimas en función de la igualdad de género, y las creencias religiosas y culturales sobre el tema difieren significativamente en todo el mundo. Esta cuestión social nos afecta a todos, ya que todos formamos parte de la raza humana.

Debo revelar que no tenía ni idea de lo que estaba haciendo cuando decidí crear este espacio; de lo único que estaba segura era de mi intención de compartir la solución que había descubierto.

Mientras investigaba y observaba cientos de documentales sobre el tema y las víctimas, encontré un par de obstáculos con el problema al que nos enfrentamos. El primero es que casi todos los sitios y organizaciones se refieren a él como un asunto de mujeres, y según mi experiencia, sé que si nos mostramos transparentes, estaremos de acuerdo en que podemos desempeñar más de un papel en estos casos. Yo comencé como víctima y, poco después, también me convertí en abusadora. Si esto no se aplica a ti, por favor ignora esta afirmación. Sin embargo, yo seré sincera sobre mi implicación. La segunda parte era que el grado y los tipos de maltrato que sufren las mujeres en otras partes del mundo son extremos y peligrosos. Además, la falta de oportunidades que tienen las víctimas para abandonar un entorno tóxico y peligroso disminuye o es inexistente en muchos países del mundo donde las mujeres y los niños son, de hecho, la mayoría de las víctimas. Debemos abordar la violencia doméstica como una violación del derecho que Dios nos ha dado a ser libres y a vivir en paz.

El sitio web de las Naciones Unidas describe los derechos humanos de la siguiente manera: "Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, independientemente de su raza, sexo, nacionalidad, etnia, lengua, religión o cualquier otra condición.Los derechos humanos incluyen el derecho a la vida y a la libertad, a no ser sometido a esclavitud ni tortura, a la libertad de opinión y de expresión, el derecho al trabajo y a la educación, y muchos más. Toda persona tiene derecho a estos derechos, sin discriminación".

Los gobiernos deben responsabilizarse de abordar la violencia doméstica como una cuestión de derechos humanos, en lugar de tratarla como un asunto privado. Algunos miembros de mi familia y amigos me han sugerido que quizá no consiga cambiar las cosas porque este problema ya no tiene arreglo. No voy a mentir: puede que tengan razón. Después de todo, ¿quién me creo yo para pensar que puedo cambiar las cosas? Para retomar el camino, me dirijo entonces a mi fuente de sanación, que resulta ser Dios. Dentro de unos meses, publicaré un libro que escribí a base de un mensaje que recibí de Dios. Sé que resulta increíble, pero es cierto. En el mensaje, Dios revela la solución para resolver esta pandemia global. Estoy increíblemente entusiasmada por comenzar esta etapa de mi misión. Mientras los gobiernos del mundo y muchas organizaciones implicadas deciden introducir un método que, de resultados, yo continuaré obedeciendo las instrucciones de Dios de hacer mi aportación. Pondré mi fe en mi Dios Omnipotente, que me dice que Él envió la respuesta y planea sanarnos a todos, tal como hizo conmigo.

compartir este post

Facebook
Email
Rosa Diaz

Rosa Diaz

Me siento inclinada a hablar de un tema que me toca de cerca: la violencia doméstica. Después de sanar, decidí compartir mi experiencia y ofrecer una perspectiva nueva y sin precedentes sobre este problema tan extendido y recurrente.

+Than 1 Victim Logo

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. By using this site your are agreeing to our policy. LEARN MORE